Buscar
  • Focus, Innovación e Inteligencia de Mercados

Que la inspiración te encuentre trabajando; 3 maneras de mejorar la creatividad.


La creatividad es una habilidad presente en todos nosotros, en diferentes niveles y durante cada momento del día. El problema está en que nos hicieron creer que la creatividad funciona como un switch que se prende y se apaga y se puede adaptar a nuestros horarios. La creatividad tiene sus propios planes, y nos evade en los momentos de crisis, aunque a veces somos nosotros mismo quienes nos mantenemos al borde. Como cualquier habilidad que tengamos, la creatividad requiere trabajo y atención desde nuestro lado para que funcione.

Frecuentemente escucho decir a la gente alrededor mío que no se sienten inspirados, que no son creativos o que no se sienten capaces de crear algo novedoso. Frecuentemente escucho eso y pienso en que no nos falta creatividad, nos falta reconocerla y recibirla, nos falta saber cómo se ve nuestro proceso personal.

Para entender esto, es necesario revisar dos de los estigmas que nos acompañan al momento de abordar procesos de creación:

1.- No soy creativo, porque no sé (o no puedo) dibujar

2.- No soy una persona creativa, las ideas no me fluyen

En ambos casos, me arriesgaría a suponer que este problema de autopercepción es el resultado de un modelo educativo que exige soluciones creativas, pero deja de lado la importancia del proceso creativo y busca que todos nos sintamos incómodos al no poder generar soluciones efectivas y limpias.

También puedo observar que confundimos el medio y el producto, puesto que la capacidad de dibujar es simplemente una habilidad, un recurso que puede alimentar la elaboración de un boceto, pero no es el resultado esperado. Simplemente, no me imagino a Stephen King o J. K. Rowling renunciando a sus historias porque no sentían que tenían buena letra.

En realidad, todos tenemos un elemento de creatividad dentro de nosotros. En los ámbitos académicos de la investigación en psicología, la creatividad se define como un rasgo de la personalidad, al igual que cualidades como la extroversión o la apertura y la facilidad para comunicarse con otros. Definir la creatividad como un rasgo significa que los psicólogos afirman que todos la tienen, y que definitivamente es el grado lo que varía. A este punto, le agregaría que otra variable importante es la relación que tenemos con nuestro proceso creativo, y como aceptamos los momentos de sequía y “falta de ideas2.

Para medir y comprender mejor la creatividad, los psicólogos han intentado definirla de una manera más clara. Su definición se convierte en combinación de cualidades e incluye:

Insight: Las ideas aparecen de la nada, las ideas surgen espontáneamente y son personales.

Pensamiento divergente: Se pueden generar muchas ideas diferentes y aparentemente desconectadas, generando nuevas posibilidades de interacción

Novedad: las ideas son únicas y originales o se presentan de una manera que no ha sido considerada anteriormente.

Idoneidad: Las ideas se pueden poner en práctica y son útiles para el problema en cuestión.

Este es un comienzo útil, un buen punto de partida pero no debe ser considerada como una lista definitiva de cualidades. incluso tengo ciertas reservas con el ultimo elemento, puesto que a veces las ideas pueden simplemente existir, sin una aplicación inmediata. A veces, una idea es una idea y eso basta.

Por motivos de aplicación en nuestras vidas diarias, podríamos simplificar la definición y adaptarla para que creatividad sea: In our day to day lives at work, I think a simple definition of creativity could be: “La capacidad de proponer ideas nuevas y viables en torno a un problema difícil de resolver o un problema que debe resolverse más rápidamente o con menos recursos.”

Curiosamente, esta definición no habla del medio. Una excelente idea puede nacer en una servilleta. Un concepto revolucionario pudo haber iniciado como un boceto con crayón.

Sin entrar demasiado en los detalles y debatir sobre la definición específica, la buena noticia es que todos la tenemos, y no importa qué tan poca o cuánta creatividad tengamos o sintamos tener, hay evidencia en el campo de la neurociencia que muestra que la creatividad se puede mejorar, y esto no requiere un cambio radical en nuestras actividades, sino más bien irá volviéndose parte de nuestro día con algunas sencillas actividades.

En algunas investigaciones realizadas por neuro psicólogos sobre el tema, se demostró que la creatividad es más activa en personas cuyas neuronas hacen conexiones más lentas y serpenteantes con otras neuronas. Esto sucede cuando hay más de lo que se conoce como materia blanca (el espacio entre las estructuras centrales del cerebro). Cuanta más materia blanca, mejor es la creatividad, ya que proporciona el espacio para que se logre el ritmo más lento de las conexiones y para que se realicen más y diferentes conexiones. Esto puede compararse con la forma en la que fluye en tráfico en una carretera. Tan importante como la velocidad, es el espacio entre vehículos, pues esto permite un movimiento más fluido y con menos interrupciones. No es la velocidad, es la facilidad de movimiento. Tanto en carro como en ideas.

Como una primera actividad, debemos generar una adecuada respuesta al problema. A veces, lo necesario es alejarse del problema que está tratando de resolver y cambiar de actividad con el objetivo de ocupar la mente y preparar el terreno para las ideas. Actividades triviales, como emparejar medias, planchar, lavar los platos, o ponerse a organizar un poco el ambiente ayudan a liberarnos de la presión de tener que producir algo. Puede ser tan breve como dos minutos. Esto permite que la mente divague mientras realiza una tarea no exigente y es más probable que estimule la creatividad que simplemente sentarse sin hacer nada. La creatividad te está buscando, es más fácil que te encuentre trabajando.

La ciencia ha demostrado que las personas que generan ideas a través del insight tienden a tener un lóbulo frontal menos activo (tiende a haber menos orden y estructura en el funcionamiento en el flujo de ideas) que logra simular temporalmente el modo de sueño, lo que permite que las ideas del subconsciente lleguen a su conciencia consciente más fácilmente. Por esto es posible que hayas notado que tus mejores ideas surgen cuando menos las esperas, como en la ducha o mientras te cepillas los dientes o sales a caminar. Suena contra intuitivo, pero es una respuesta directa de un lóbulo frontal calmado.

Para alentar al cerebro a “aquietar” el lóbulo frontal, es importante lograr eliminar las distracciones tanto exteriores como de su mundo interior, durante breves períodos de tiempo durante el día o cuando desee tener nuevas ideas. Practicar la meditación, salir a caminar, o dedicar unos minutos a una actividad que disfrutes puede inducir el estado de sueño del lóbulo frontal, logrando esa calma necesaria para poder permitirle a las ideas llegar.

Finalmente, hablemos de los pretextos que han ido apareciendo mientras leías esto (el cerebro funciona así, no te preocupes) ¿No te gusta meditar? ¿No te es posible salir a caminar por el encierro? ¿No tienes unos minutos para dedicarle a la mente en blanco? Pues es hora de adaptarse, y el cerebro es experto en esto.

El fenómeno neuro psicológico conocido como neuro plasticidad nos indica que el cerebro es dinámico, tiene una capacidad impresionante para adaptarse, cambiar y hacer nuevas conexiones. Un cerebro crece al permitirle jugar, y jugar significa realizar actividades sin un objetivo final claro. El cerebro se divierte cuando nos permitimos cambiar elementos cercanos, por ejemplo corte las verduras de manera diferente, prepare sus comidas habituales de una manera ligeramente distinta, caminar por una ruta diferente en el supermercado, subir las escaleras de lado. Incluso algo tan simple como cambiar el escritorio o la organización de nuestras apps en el teléfono. El solo hecho de realizar sus actividades habituales de manera ligeramente diferente todos los días, ayudará a interrumpir algo llamado nuestra "fijación funcional" permitiendo que se realicen cambios en el cerebro que permitan que se abran más vías y la creatividad fluya

La creatividad está presente en todos, y es un proceso que requiere trabajo y aceptación para poder explotarla, y cuando descubras tu proceso personal, notarás que tu zona de trabajo ideal no estaba tan lejos como se pensaba originalmente.


José Boroto

FOCUS, Innovación e Inteligencia de Mercados


31 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo