Buscar
  • Focus, Innovación e Inteligencia de Mercados

La ciencia de cometer errores



En el pensar común, cometer un error está relacionado con fallar, equivocarse, o acceder a un sentimiento de frustración que nos lleva a retroceder en nuestro camino hacia un objetivo específico.


Los errores se cometen por diferentes razones, las cuales pueden variar, yendo desde un motivo basado en la ignorancia o mediocridad, o hasta la toma de riesgos en casos de niveles altos de incertidumbre. Sea cual sea el motivo, el error desencadena una serie de eventos posteriores, que por lo general pueden parecer negativos, nos pueden hacer pensar que hacemos las cosas mal y nos desmotiva.


Pero todo cambia cuando el error es calculado, palabra clave, “Calculado”. Es totalmente distinto cuando el error no estaba dentro de nuestros planes que cuando lo predecimos, y calculamos el impacto que tendría en caso de suceder.


Calcular: es considerar una serie de variables, de indicadores y posibilidades; es tener en mente toda la información de alta y baja relevancia que está relacionada con el campo en el que estamos trabajando o tomando decisiones. Algunas de estas variables pueden tener origen técnico, ambiental, cultural, personal, etc., pero siempre tienden a influir directa o indirectamente en los resultados que estamos buscando. Una vez tenemos esta información, la cruzamos, le otorgamos relevancia en una escala mental que nos indica que tan sensible es conocer más o menos ese ámbito, y así comenzamos a tomar conciencia y calcular el impacto de nuestras decisiones, ayudándonos a mitigar los riesgos y entender el impacto del error en la realidad. De esta manera al errar, entendemos su significado, su fuente y su verdadero valor. “Cometer un error es parte de un proceso de búsqueda de progreso y de desarrollo”.


El estar conscientes de la información no nos libera de los posibles errores de cálculo, pero es importante saber que todos los individuos estamos expuestos a estos, y tenemos que ser capaces de verlo como un riesgo más y actuar con eso en mente.


Cometer errores es importante para el proceso de aprendizaje y para ser cada vez mejores tomadores de decisiones. La clave yace en identificar que errores pueden ser “Mortales” o “Aceptables”.


Los errores “Mortales” son aquellos que representan un riesgo de pérdida mayor, esos errores costosos que podrían meternos en problemas difíciles de resolver y que en muchos de los casos son fatales. Estos errores pueden ser consecuencia de una decisión mal tomada dentro de un punto crítico del campo en el que estamos trabajando, de la falta de fundamentación y asertividad al momento de elegir que acción ejecutar. Estas decisiones sensibles deben ser pensadas con más concentración, enfoque e importancia, se debe invertir un tiempo considerable de esfuerzo mental controlado para identificar el mejor camino. Las decisiones que pueden significar errores “Mortales” deben ser tomadas por un sistema de pensamiento más cauteloso, más educado y más analítico.


Por otro lado, los errores “Aceptables” pueden nacer de una decisión en un campo no fundamental, en la búsqueda de la innovación o en la búsqueda consciente de probar el camino equivocado para comprobar lo contrario. Los errores “Aceptables” también tienen un costo, pero es un costo que podemos manejar. También podrían generar problemas, pero son problemas de menor complejidad, para los cuales puede haber un plan previo que nos prepare para controlarlos y continuar adelante sin mayor interrupción… Esta clase de errores son los que podemos cometer con mayo libertad, los que nos sirven como una fuente de información y nos ayudan a entrenar nuestras habilidades tomando decisiones.


De esta manera mejoramos nuestras capacidades y vamos desarrollando expertice en identificar, controlar y prever los errores que pueden significar las diferentes decisiones que tomamos.


La concientización del significado del “error” puede llegar a ser fundamental para el éxito en los objetivos que nos vamos planteando, nos ayuda a controlar mejor las situaciones y a proyectarnos mejor en el futuro.


Un amigo, Yuval Brodsky, CEO de Newton Tech e innovador israelí me dijo una vez “hay que saber que errores cometer, y saberlos identificar es un arte”.


Sacha Rozenstark

FOCUS, Innovación e Inteligencia de Mercados


41 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo