Buscar
  • Focus, Innovación e Inteligencia de Mercados

Copyleft y el remix como recurso creativo


Las ideas nacen en momentos inesperados, conectando conceptos y permitiendo la generación de nuevas producciones que a su vez, servirán de inspiración para nuevas creaciones. La creatividad es un proceso cíclico que se alimenta de experiencias y de la cultura popular, del entorno inmediato y de las influencias externas que a veces llegan de manera inesperada.


La creatividad, en teoría, no tiene límites. Excepto cuando la creatividad se ve forzada a tenerlos. Y esos límites toman el nombre de Copyright (Derechos de autor).


Y esto, en teoría no está mal, puesto que los derechos de autor garantizan la adecuada distribución de ingresos a quienes se han atribuido los derechos de una obra.


(¿Notaron que dije “se han atribuido los derechos”, y no “de los autores”?)


Este es un punto clave, puesto que quienes pudieron hacerse dueños de los derechos de las historias, se convirtieron en los dueños de sus adaptaciones, de sus conceptos, de su esencia. Disney, por ejemplo, se apropió de conceptos e historias clásicas gracias a leyes que favorecen a los grandes monopolios mediáticos. Actualmente, las licencias para adaptaciones de cuentos escritos en siglos pasados son administradas por conglomerados administrativos. Gente que ni ha de leer cuentos.


El copyleft, por otro lado, se presenta como una alternativa a la distribución por parámetros económicos de las ideas y favorece la cultura del remix como una manera de crear contenidos nuevos, usando el pasado y su presencia en el imaginario colectivo para generar familiaridad dentro de contenidos novedosos. El copyleft busca la deconstrucción de un objeto (ya sea una idea, una canción o una estrategia publicitaria) y analizar sus partes de tal manera que una nueva idea nazca de estos fragmentos de adn. Lamentablemente, el copyleft sigue siendo una estrategia un tanto transgresora, y si no se maneja adecuadamente como una herramienta derivativa que no genera contenidos nuevos (muchas veces como errores de buena fe dentro de procesos creativos, resultado de un desconocimiento de los detalles, o simplemente por una falta de análisis de los símbolos).


Las ideas están ahí para quién sabe cómo encontrarlas, exprimirlas y reutilizarlas.


El remix en la publicidad es un recurso accesible, culturalmente aceptable y de gran impacto comunicacional, pero también es un exigente proceso creativo que nace del compromiso con la cultura popular y el ejercicio de juego conceptual que ocurre cuando un comunicador decide divertirse con sus contenidos. Con un gran poder, llega una gran responsabilidad y esa es una lección que nos dió Spiderman en algún momento, pero también hay que recordar que de vez en cuando Peter Parker decidió dejarse llevar por su lado aventurero y simplemente saltaba entre edificios como una gran idea que con valentía iría a donde ningún hombre, mujer (o idea) ha ido antes. Una referencia a Marvel comics y otra a Star Trek para hablar de creatividad, en el mismo párrafo, se consideran un buen remix.

Que la fuerza les acompañe. (Ese ya estuvo demás, pero no importa, la idea es arriesgarse)


Para conocer más acerca del remix como recurso creativo y como un elemento cultural, recomiendo el documental RiP: A Remix Manifesto (RiP: A Remix Manifesto) disponible en Youtube.



José Boroto

FOCUS, Innovación e Inteligencia de Mercados


5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo