Mide el rendimiento de tu equipo con los indicadores apropiados

12 marzo, 2020

En estos días, encontrarse contenido de lectura y conversaciones sobre los resultados o metas que un responsable de cargo o una empresa obtiene durante un periodo de tiempo, es tema cliché. Por consiguiente, es importante continuar mejorado la metodología, herramientas y cálculos para elevar el estándar de la toma estratégica de decisiones.

El propósito de cualquier metodología de medición debe ser motivar a todos los integrantes del organigrama empresarial a cumplir o cooperar con los objetivos estratégicos.

Por otra parte, es necesario aclarar el término rendimiento aplicado en el ámbito laboral o económico-financiero. Rendimiento es la recompensa (económica, reconocimiento, etc.) que obtienen las personas o empresas después de realizar un esfuerzo o tomar un riesgo (incrementar vendedores, inversión publicitaria). Por lo tanto, es simple distinguir esta medición alrededor de nosotros.

Pero, cómo saber por qué la estrategia está o no logrando su objetivo. Por ello, medir únicamente el rendimiento es insuficiente. Ante esto, los indicadores o KPI’s es un término necesario de incluir. Estos indicadores son cálculos o mediciones que tienen diferentes enfoques de análisis al momento de entregar información de rendimiento y desempeño de un equipo.

Para lograr buenos resultados, los indicadores deben tener genuina concordancia con los objetivos estratégicos y con las tácticas planeadas.

Entonces, es posible clasificar a los indicadores en:

  • Indicadores estratégicos
  • Indicadores tácticos o inductores críticos

Por tanto, ¿qué diferencia a esta clasificación?

Lo primero es tener claro la diferencia entre estrategia y táctica. Se dice que: “Tener estrategia sin tácticas no es estrategia, y, tener tácticas sin estrategia es improvisar”.

Entonces, un indicador estratégico es aquella medición de objetivos macro, es decir, aquellos que te permiten validar la estrategia y además anticipar si vas bien para cumplir la visión y misión. Por ejemplo:

  • Crecer $20K fans mensuales,
  • Vender $50K canales digitales,
  • Reducir 10% el costo directo de operación,
  • Aumentar 15% la efectividad de venta en mostrador.

En cambio, un indicador táctico es el juez del cumplimiento de las actividades mandatarias a realizarse frecuentemente por los equipos de trabajo, normalmente mide las metas. Se llaman también indicadores críticos, por ser el gatillo de los buenos resultados.

Por lo tanto, aquí se vinculan frontalmente cada una de las personas contratadas por la empresa para aportar desde su cargo y responsabilidad. Por ejemplo:

  • Para crecer $20k fans mensuales, el indicador táctico podría medir la inversión mensual en publicidad. Y dependiendo del giro del negocio puedes tener otro tipo de tácticas de mayor impacto y menor costo.
  • Para aumentar 15% la efectividad de venta en mostrador, el indicador táctico podría medir la mejora de las habilidades por la nueva formación proporcionada, medir la satisfacción del personal con la nueva política de recompensa.

Por último, el diseño de estrategias y tácticas son relaciones causa-efecto que al ponerse en práctica deben generar los resultados esperados. Además, un negocio o equipo tiene 4 perspectivas a considerar en sus mediciones:  financiera, clientes/proveedores, procesos y formación/aprendizaje.

Sin embargo, es normal encontrar dificultades y actuaciones que no rinden lo esperado, para esto existen estos dos tipos de indicadores que estimulan a dar feedback y mejora continua tempranamente con el objetivo de impulsar el alineamiento y movimiento constante de tu equipo.

Eco. David Valdivieso

Focus, Innovación e Inteligencia de Mercados

Comparte este artículo:

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *