7 errores de liderazgo que se deben evitar

10 junio, 2016

No importa lo grande que seas (o creas ser), igual se cometen errores. La buena noticia es que no hay ninguna regla que dice que necesitas cometer errores que otros han cometido. EAprenda de los errores de otros líderes o al menos aprenda de los errores que puede estar cometiendo actualmente.

Aquí tenemos algunos ejemplos de errores, que usted debería evitar cometer:

Jefe, Suco, Oye: -Llamar a otros por apodos genéricos-. Usar apodos está bien cuando es un apodo que la persona acepta. Pero nunca he conocido a nadie que pida que le llamen “OYE”. Los apodos generales no tienen un significado personal y, por lo tanto, no tendrá un impacto positivo. La posibilidad de tener un efecto negativo siempre está ahí.

Haz lo que digo …: Creer que los empleados no siguen su ejemplo. Sus empleados siempre están observando. Ellos ven lo que hace y lo que no hace. No cometa el error de pensar que está bien para usted, pero no para ellos. Pueden responder con lloriqueos, si tiene suerte. O bien, pueden resentirse y buscar la manera de sabotear lo que está tratando de crear. Recuerde, cuando se trata de liderazgo, siempre es mejor mostrar con el ejemplo que dictar una orden.

My Buddy: Ser un amigo y no un líder. Todos queremos ser queridos. Como líder, caer bien debe venir secundaria a la satisfacción de las necesidades de su organización y su equipo. Al igual que un padre tiene que hacer las cosas por el bien del niño (incluso si el niño responde negativamente,) un líder debe conducir con principios y no ser afectado por la carga emocional que trae la amistad. Ponemos diferentes expectativas sobre los líderes y amigos. Cuando se combinan las funciones, las expectativas se vuelven confusas. La confusión a menudo conduce a problemas.

Asumir las cosas: No verificar, suponiendo que las cosas van bien. Cuando se asume, está poniendo su éxito en manos de otras personas. Cuanto más importante es el resultado, deben existir la menor cantidad de hipótesis de su parte. Usted no tiene tiempo para comprobar todo constantemente. Sin embargo, todavía no puede darse el lujo de asumir que las tareas importantes están realizandose muy bien. El seguimiento – incluso con sus empleados de mayor confianza- es importante.

Es que no sabia que tenia que hacer ahora: La relegación de pequeñas tareas a la categoría “todavía no”. Todos tenemos que priorizar nuestras tareas con el fin de gestionar nuestro tiempo de manera eficaz. Sin embargo, también hay que reconocer cuando no vamos a hacer algo. Respondiendo con “todavía no” cuando le preguntaron si hemos logrado una tarea es una trampa. Demasiados “no todavía” a la misma persona hace que comienze a verse poco fiable.

Se va a arreglar solo: Pensando problemas desaparecerán si se dejan solos. Usted puede tener suerte de vez en cuando. Es un gran alivio cuando esas cosas suceden a nuestro favor. Por desgracia, los golpes de suerte no vienen con la suficiente frecuencia y se daña su credibilidad con su equipo por no hacer lo correcto. Pretender que el elefante rosa no está en la habitación hace grandes analogías, pero no ayuda a motivar a los equipos.

Wah Wah Wah: El quejarse a los empleados. Su organización no se beneficia de las quejas. Si está molesto por algo, viva con ello o trate con él – pero nunca llore a sus empleados al respecto. Dos cosas malas pueden suceder. Una de ellas, aprovechan este poder emocional adicional para su beneficio. El segundo, que se vuelven obsoletos hacia la organización, dirección, u otros empleados. Si está tan abrumado por algo, hable con su supervisor, líder del mismo nivel, contrate a un entrenador, o consiga un nuevo trabajo!

Ver Original.

¿Le gustó este artículo? Compártalo. Recuerde que puede suscribirse a nuestro newsletter en nuestro BLOG.

Comparte este artículo:

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *